Las comidas eternas en mitad de un congreso, las cenas copiosas en una convención, y los coffee breaks con sabor azucarado han llegado a su fin. Los superalimentos y las dietas saludables no solo han acaparado nuestra atención en el día a día personal, sino que también han conseguido conquistarnos en el sector de los eventos. El exceso y la abundancia de alimentos como prueba de éxito ya no son tendencia; ahora buscamos desayunos estratégicos, comidas en formatos innovadores y alimentos que nos den energía pero que a la vez también alimenten nuestra mente. Pero ¿en qué se basa esta nueva forma de alimentarnos en eventos? ¿Qué alimentos debemos elegir en cada momento? Te sugerimos seis productos que potenciarán la capacidad mental de tus asistentes.
             
De la calabaza nos quedamos con sus pipas. Las pipas de calabaza son una fuente inmensa de nutrientes, ya que, como muchas otras semillas y frutos secos, son ricas en proteína y grasas insaturadas, como el omega-3. Pero su verdadero salto a la fama viene del descubrimiento de que estas pequeñas pipas de tonalidad verdosa son una excelente fuente de magnesio y zinc. El magnesio es necesario para una correcta regulación del sueño, por lo que una ensalada con pipas de calabaza para asegurar que nuestros asistentes duermen como es debido puede ser la clave para unas mentes despejadas y alertas por la mañana. Por no mencionar su alto contenido en triptófano (también presente en los plátanos), un precursor de la serotonina, la hormona de la felicidad… ¡Nadie hubiese dicho que un día los profesionales del sector estaríamos deseando que nos diesen calabazas!
             
Sí al pan, pero poco e integral. La pasta o el pan blanco proporcionan energía que nuestro cerebro necesita para seguir funcionando de manera eficaz, pero también tienen un índice glucémico (IG) muy elevado. Si optamos por la versión integral de estos productos en los canapés o menús que preparemos para nuestros asistentes, conseguiremos la misma energía con un menor IG, lo que significará que la glucosa se liberará en nuestra sangre más lentamente, progresivamente durante el día, haciendo que nos mantengamos alerta y activos. Es decir; no olvides unas buenas tostadas de pan integral para los coffee breaks más madrugadores.
             

             
Hacemos memoria con arándanos – Famosos por prevenir la infección de orina, resulta que el tono azulado de estos pequeños frutos podría esconder un gran protector cognitivo. En investigaciones de los últimos años se ha demostrado que las antocianinas, unos pigmentos solubles que dan los tonos rojos, violetas y azulados a distintos alimentos, pueden ayudarnos a mejorar nuestra memoria a corto plazo, y a prevenir el olvido. ¡Una información imposible de ignorar en eventos como congresos o promociones de producto, donde queremos asegurarnos de que nuestro mensaje no caiga en el olvido!
             
Aquí hay tomate – Ya hay múltiples estudios que sugieren que el licopeno, un antioxidante que se encuentra en los tomates y otros frutos rojos como la sandía o el pimiento, podría ser un protector celular contra el desarrollo de demencias e incluso Alzheimer. ¿Lo más curioso? Su poder se potencia cuando cocinas estos alimentos y añades aceite de oliva para optimizar la absorción. Si quieres unos trabajadores eficaces y sanos durante muchos años, acuérdate de esta famosa fruta roja cuando quieras organizar un almuerzo de trabajo.
             
Protegidos bajo la sombra de un brócoli – Rico en vitamina K, esta verdura con forma de bonsái tiene un fuerte poder potenciador de las funciones cognitivas, por lo que puede ser un complemento perfecto para cenas ligeras en congresos o convenciones. Pero, además, el brócoli está repleto de unos compuestos llamados Glucosinolatos, que pueden ralentizar la descomposición de la acetilcolina, un neurotransmisor que necesitamos para preservar nuestro sistema nervioso central y mantener nuestra memoria aguda.
             
Café, ¿recomendable o prohibido? – No hemos podido evitar la tentación de mencionar nuestra estimada cafeína y el debate que existe sobre los posibles beneficios o perjuicios de su consumo. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria argumenta que la ingesta de cafeína está vinculada con una mejora en la capacidad de atención y los niveles de alerta en actividades cortas e intensas (suena a evento, ¿verdad?). En dosis controladas, el café estimula nuestro rendimiento y, como todos comprobamos cada mañana, nos ayuda a superar los madrugones propios de nuestro sector. Sin embargo, los efectos del café pueden volverse negativos a largo plazo, ya que una ayudita diaria para salir de la cama puede llegar a convertirse en una sensación de insomnio y ansiedad continua e incluso adictiva. ¿Con qué nos quedamos? No queremos ser crueles, pero si buscamos brain foods para eventos, lo cierto es que el café nos da lo que queremos a corto plazo… ya nos preocuparemos de la adicción en otro artículo.
             
Y la lista de alimentos continúa… Ya existen menús diseñados exclusivamente con este tipo de alimentos para aumentar niveles de energía, proteger la memoria, evitar la pérdida de atención o disminuir el cansancio de nuestros asistentes en un intenso día de trabajo. Lo importante es que elijamos y preparemos nuestros caterings con inteligencia, utilizándolos como un elemento más en la estrategia global del evento, acercándonos así un poco más a la meta final.
Compártelo: